Detrás de cámaras: ¿QUÉ ES UN STORYBOARD Y CÓMO HACER UNO?

Sep 1, 2022

Todo tiene un principio y un fin. En el caso de las producciones cinematográficas ese principio se fundamenta en la creación de un storyboard que permita mostrar qual es tu idea. Este elemento tan esencial es como una semilla que cuidamos durante todo el proceso para, finalmente, obtener un buen fruto, la película. Su uso determina casi todo lo que posteriormente ve el público en pantalla. Asimismo, es una base para realizar otros elementos importantes de la producción final. Sin su existencia, las pautas para llevar a cabo cualquier película serían confusas y no tendrían una coherencia adecuada. 

Ahora bien, ¿qué es un guion gráfico concretamente?

A la hora de grabar una película debemos planificar para que las escenas encajen entre ellas. Por ello, se hacen uso de representaciones visuales que ayuden a comprender cómo realizar la filmación. Estas representaciones se componen, normalmente, por secuencias de arte digital o imágenes que muestran características como la perspectiva, el ángulo o el orden. Una técnica esencial para todo tipo de producciones, desde producciones audiovisuales animadas hasta gráficos en movimiento.

De hecho, este elemento puede convertirse en un gran aliado del director audiovisual. Su funcionalidad permite adaptar las escenas antes de tiempo, evitando la pérdida de tiempo y dinero invertido. Al hacer un plano general de todas las escenas, es mucho más fácil imaginarse la película y tomar decisiones fundamentadas. Una inversión que a largo plazo resultará en tiempo y esfuerzos ahorrados. En lo que respecta a la elaboración de los guiones gráficos, suelen ser realizados normalmente por ilustradores.

Todo dependerá del tipo de producción que se esté llevando a cabo. Aun así, la creación de recursos digitales es lo más habitual para producciones animadas muy grandes, gracias a lo fácil que resultaría editarlos. Indiferentemente de a que esté destinado, todos los guiones gráficos llevan notas que definen, dentro de sus posibilidades, que representa la ilustración.

Como es normal, estas representaciones visuales no surgieron de la nada. Su principal propulsor fue Walt Disney, aunque luego otros lustrosos directores como Alfred Hitchcock o Hayao Miyazaki siguieron sus mismos pasos. Desde que se comenzó a usar en 1930, los storyboards han dado un toque de aire fresco a la producción final. Han permitido definir el funcionamiento de las escenas (perspectivas, iluminación, ángulos…), han conectado a todos los profesionales en uno, ayudando a la cooperación y, como no, han perfeccionado las escenas, narrativa y esencia de las películas. 

Elementos de un guion gráfico

Cabe destacar que se trata de facilitar el trabajo a los profesionales implicados, por lo que el guion gráfico debe ser conciso, como si fuera un boceto de la película. Aun así, es vital que explique las cuestiones más importantes de la película. Resumidamente, los elementos más destacados serían el número de tomas, la acción, el diálogo, el tipo de toma y los efectos especiales.

En el caso del número de tomas es primordial especificar cuántas son en base a su aparición en el vídeo. Por otro lado, las acciones se deben concretar mediante miniaturas o fotogramas y, si existe movimiento, usando vectores visuales como flechas o líneas. 

Asimismo, cualquier narración que pueda albergar la toma debe ser especificada. Además, es imprescindible configurar el tipo de toma, es decir, dejar por escrito si será un primer plano, un plano panorámico o, por ejemplo, el ángulo y la iluminación pertinentes. Por último, para ayudar al especialista con su trabajo, añadir que efectos especiales se añadirán en postproducción es muy importante. 

Los pasos clave para abordar el storyboard

Todo buen guion gráfico parte de un análisis exhaustivo del concepto general que se tenga pensado. Así, las acciones que se vayan a realizar deben estar separadas de una en una para que, luego, se conviertan en paneles. La descripción debe ser lo bastante buena como para que el productor se haga una idea. En el caso de que haya diálogos, también deberán estar representados. 

Hecho todo esto, se procedería con los paneles en blanco. Estos vienen a ser la estructura donde se articularán todas las escenas que se quieran realizar, pudiendo estar compuestos por una gran variedad de elementos. Lo normal sería diseñarlos con un tamaño 16:9 para que guarde relación con la película. No obstante, todo partirá de que se esté produciendo y para que formatos digitales va destinado. A la hora de crear los paneles, es conveniente dejar huecos para añadir características como el número de tomas, escenas o notas. Esto incluye describir textualmente la acción que se va llevar a cabo, como cualquier factor importante. 

El punto de inflexión de este proceso llega cuando es hora de dibujar lo que va suceder. Este paso puede realizarlo desde un ilustrador profesional hasta uno que no domine tanto la técnica.  Lo importante es la información que se transmita al visualizar la escena dibujada. Un simple boceto lineal puede llegar a ser suficiente, aunque, sea como fuere, todo debe estar descrito (contexto, acciones, personajes…). Aquí también residirán las variables que usará posteriormente el cámara, como el encuadre, la perspectiva, el movimiento, la iluminación…

Normalmente, los guiones gráficos suelen crearse en blanco y negro, pero si fuese vital, la paleta de colores podría incluirse en los paneles. Haciendo uso de la edición, es posible ahondar en el color en caso de que se necesitase. Ello significa que es posible percibir la evolución de la película desde una perspectiva más colorida.  

Al llegar a la recta final del proceso, la cooperación entre los miembros del equipo de desarrollo llega a su momento más importante. Pedir consejos, opiniones y sugerencias puede darle un toque más fresco al producto realizado. Asimismo, se evita que cuando se deba usar en producción haya problemas de interpretación. Ya sea un trabajo individual o colectivo, pedir comentarios nunca estará de más. 

Por último, el punto más álgido del guion gráfico llega al realizar una animática del resultado. La animática mostrará todas las escenas en movimiento, permitiendo ajustar la duración y otras variables vitales para la película. Es una forma más de sincronización entre película, doblaje y banda sonora. 

Recuerda, tu marca merece brillar. Confía en nosotros para crear el contenido que marcará la diferencia. ¡Contacta ahora y comienza tu camino hacia el éxito!

¡Consulta gratuita!

ACTUALIDAD

¿Qué tenemos en el radar?

Todo lo que rodea nuestros proyectos nos interesa. Como agencia de creativos, nos inspiramos en muchos sectores y tendencias para ofrecer una visión fresca y actual. ¡Te lo explicamos!

 

 

 

Proyectos en crowdfunding: ¿necesitamos audiovisuales?

Proyectos en crowdfunding: ¿necesitamos audiovisuales?

Vídeos, fotografías, renders… ¡Repasamos los must have para lanzar tu proyecto a crowdfunding! Desde hace unos años muchos proyectos optan por la financiación a través de plataformas de crowdfunding como empujón inicial. Pese a que parece que el boom de estas...